CAPITALISMO Y ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

Hace unos días me encontré con elsiguiente titular: El Gobierno argentino restringe las compras “on line” al extranjero para “defender la industria nacional”.

http://www.diariodesevilla.es/article/economia/1692229/gobierno/argentino/restringe/las/compras/on/line/extranjero/para/defender/la/industria/nacional.html

Continué leyendo la noticia, y en resumidas cuentas, la situación para los minoristas argentinos queda de la siguiente manera:

– Sólo podrán hacer anualmente dos compras por internet al extranjero (que lleguen por correo oficial y no superen los 25 dólares de franquicia anual).

– Si dichas compras exceden los 25 dólares, el comprador deberá pagar un impuesto del 50% del valor de la mercancía, gastos de envío incluidos.

– Si se superan más de 2 envíos por año, el comprador se deberá inscribir como importador.

– Esta medida se suma a la de la Hacienda argentina, que establece que aquellos que quieran comprar on-line a proveedores en el exterior deberán completar un formulario detallando la mercancía adquirida, así como poseer una clave fiscal para poder recibir el envío por correo.

¿Es posible que en un país democrático en pleno siglo XXI se coarte de esta manera la libertad y privacidad de la ciudadanía? Pues parece obvio que sí, y más cuando se trata de economía. Estas medidas tomadas por el Gobierno argentino no son más que un intento de regularización proteccionista para combatir el grave problema de “dolarización” (fuga de divisas nacionales a cambio de divisas extranjeras) que sufre el país. ¿Entonces, son unas medidas acertadas o erróneas?

Para un “apenas iniciado” en la macroeconomía como yo, existen cuestiones que son difíciles de comprender y valorar, a pesar de formar parte de nuestro día a día. El ejemplo más claro lo tenemos con el cursillo de economía a marchas forzadas que hemos recibido con la crisis. Y es que para entender la economía actual, las “matemáticas caseras” están completamente obsoletas sin una importante dosis de visión global.

Esto es precisamente lo que nos ofreció el profesor José Manuel Menudo a los alumnos del MUSAP: una visión global de lo ocurrido en la historia reciente de la economía, un ámbito que no solo se encuentra en constante mutación, sino que desde la globalización parece que ha cambiado hasta en sus normas más básicas.

Dividimos la asignatura en dos partes. La primera de ellas versó sobre la crisis económica del Atlántico Norte (no es de escala mundial, así lo demuestran los países emergentes) y su desarrollo e impacto en España. En el periodo pre-crisis, el Gobierno español tomó una serie de medidas que fomentaban el consumo (ej.- bajada del IRPF), por lo que los bancos dieron vía libre a la concesión de créditos y a nuevos productos financieros de mayor ganancia a costa de un mayor riesgo. Esta facilidad para la concesión de créditos, además de fomentar el endeudamiento privado, fue un importante incentivo para la construcción, sector poco productivo (no implica inversión tecnológica o formativa) en el que se basó el gran crecimiento de la economía española. Sin embargo, en el momento que esa deuda privada se vuelve insalvable, tomando consciencia de que ciertos productos financieros eran demasiado arriesgados, toda la confianza en la que se basaba el sistema desapareció, generando la crisis económica (dos trimestres consecutivos de desaceleración interanual) en la que nos encontramos sumergidos en la actualidad. ¿Consecuencias? Cuatro problemas principales: 1) crecimiento económico, desaceleración hasta entrar en recesión; 2) déficit exterior, balance negativo entre lo que se compra y se vende al exterior, por lo que el que tiene superávit se convierte en prestamista (de ahí las medidas proteccionistas); 3) paro e 4) inflación, aumento general de los precios. ¿Soluciones? Políticas monetaria, fiscal y comercial, con el añadido de la dificultad de pertenecer a la UE, heterogénea y que no puede actuar en beneficio de todos sus miembros.

La segunda sesión fue algo más teórica y se centró principalmente en cómo la globalización ha cambiado la economía y las finanzas tal y como las conocíamos. Sin ir más lejos, proyecciones económicas para el año 2040 coinciden en que los países europeos desaparecerán de entre los más ricos. El mercado global ha traído consigo una serie de paradojas y encrucijadas que afectan de forma directa a los estados. Por un lado, es necesario encontrar una solución para conseguir un equilibrio entre el proteccionismo y el mercado global (curiosamente, los países más beneficiados por un mercado global han sido los más proteccionistas), por otro, también urge encontrar una solución para paliar la pérdida de autonomía política de los estados, cada vez más presionados por los mercados y las empresas supranacionales que velan por sus intereses propios.

Debate enriquecedor el que tuvimos repasando definiciones y conceptos, tipos de capitalismo y posibles modelos económicos que guíen acciones y políticas futuras para solucionar los nuevos problemas. Sin lugar a dudas, una asignatura provechosa y útil para comprender algo mejor el mundo en el que vivimos.

 

Manu Portillo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alumnos MUSAP, Ciencia Política, Economía, Sociología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s