Robert M. Fishman: “La desigualdad y sus consecuencias”.

El pasado Martes 10 de Marzo tuvimos el honor de recibir a Robert M. Fishman en el espacio Ágoras del Máster Universitario en Sociedad, Administración y Política, MUSAP. El título de la sesión fue “La desigualdad y sus consecuencias”.

Robert M. Fishman es profesor de Sociología y Fellow de la Universidad de Notre Dame (EE.UU.), y profesor visitante de Ciencia Política de la Universitat Pompeu Fabra. Ha sido profesor en la Universidad de Harvard y en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March. Es doctorado en sociología por la Universidad de Yale y pertenece a la American Sociological Association y la American Political Science Association.

Se establecieron unas líneas generales junto con datos acerca de la evolución de la desigualdad en el mundo. El interés sobre la desigualdad es creciente en tres ámbitos como son el académico, el de la administración y el político. Es patente que la desigualdad está aumentando con la actual crisis económica. Sin embargo, Robert Fishman señala que el fenómeno del crecimiento de la desigualdad no es un fenómeno universal. Pero si nos preguntáramos dónde crece más la desigualdad es al mundo anglosajón donde debemos dirigir la mirada.

En España, la crisis ha implicado un aumento en la desigualdad con diferencia. Sin embargo, a pesar de la interiorización de todo lo que implica el término crisis, ésta no tiene por qué suponer siempre un aumento en la desigualdad. Puede haber casos como Portugal, estudiados por el ponente, en los que la crisis supuso un descenso en la desigualdad, al menos en un primer momento. Por ejemplo, en la crisis de los años 30 en Estados Unidos existió una tendencia a la disminución de la desigualdad que se mantuvo, a grandes rasgos, durante el proceso de salida de la misma. Si ampliamos el enfoque y observamos lo que pasa globalmente podemos constatar que existe una región en el mundo en el que en los últimos 15 años la desigualdad ha descendido: América Latina.

A este respecto Robert Fishman cita a Walter Korpi y Michael Shalev y más recientemente a Evelyne Huber y John Stephens que han trabajado acerca de lo que llaman constelaciones de poder y recursos del poder y cómo estos pueden favorecer a las clases bajas y medias amortiguando la desigualdad. Se enfoca entonces la desigualdad como un proceso político que puede aumentar o disminuir en diversos países gracias a la influencia de diversos factores.

Tenemos una idea de las causas que producen el aumento de la desigualdad pero es tanto o más interesante saber qué consecuencias podemos esperar. Hay autores que señalan que el aumento de la desigualdad en niveles muy altos produce consecuencias en todos los estratos sociales. Un aumento acentuado de la desigualdad produce efectos como la disminución de la confianza de los ciudadanos, la disminución de la esperanza de vida, descenso en los niveles de felicidad o aumento de la depresión y efectos en la seguridad ciudadana o la participación política. Robert Fishman cita a autores como Robert Frank que defienden que la extrema desigualdad en una sociedad conlleva pautas como el consumismo competitivo relacionadas con niveles de individualización potentes. Esto trae aparejadas pautas recurrentes de infelicidad debido al posible saldo negativo en la constante comparación con los demás. También cita a autores como Joseph Stiglitz que indican que a cierto nivel de desigualdad la economía se vuelve insalubre y que la magnitud de este efecto dependerá de la variedad de sistemas capitalistas existentes en la que nos encontremos. Sistemas capitalistas que pueden variar desde aquellos más colaborativos hasta aquellos más competitivos y que hacen aumentar la desigualdad.

Según los economistas experimentales todos somos egoístas pero es sabido que esto no es así siempre pues existen factores que influyen en nuestra conducta como diversas reglas morales o relaciones más o menos simétricas que mantenemos con los demás. Entonces, ¿qué prevalece el ego o el altruismo? Para ello, hay que aclarar, afirma Robert Fishman, que tenemos orden de preferencias pero también orden de metapreferencias. Y es que, la desigualdad extrema cambia el orden de esas metapreferencias haciendo descender el altruismo, influyendo negativamente en la sociedad.

Robert Fishman estudia el efecto de una serie de variables independientes sobre sobre el altruismo medido como la tasa de vocaciones sacerdotales en la Iglesia católica en relación a la población católica. El modelo de análisis recoge dos dimensiones de variación en dicha tasa: el tiempo y entre países. Las variables independientes son: la desigualdad en ingresos medida por mediante el índice de Gini, cuanto más alto es este índice mayor es la desigualdad en un país. Otra variable independiente es el PIB como indicador del desarrollo económico. Además también se mide el desempleo y el porcentaje católico. El estudio comparativo se ha realizado para el período de tiempo que va desde el principio de los setenta hasta finales del siglo XX en 24 países de gran parte del mundo con más de 5 millones de habitantes y con un 8% mínimo de católicos.

No se ha tenido en cuenta África debido a la imposibilidad de acceso a los datos. La elección de la Iglesia católica, más que a afinidades personales, responde a que constituye una variable donde se pueden obtener datos de calidad. Robert Fishman argumenta, entre otras razones, que la Iglesia católica es una organización homogéneamente jerarquizada y que tiene datos homogéneos sobre las vocaciones religiosas para todos los países analizados frente a otras religiones u otros fenómenos altruistas como el trabajo voluntario. Conviene señalar que elegir el sacerdocio católico quizá conlleva un sesgo al no tener en cuenta a las mujeres. Sin embargo, según Robert Fishman, la vocación católica femenina queda adscrita a las diferentes órdenes, con datos no homogéneos y más dispersos, interesando más el sacerdocio diocesano de cara a aislar la variable dependiente con mayor rigor.

Se puede afirmar a priori que el desempeño de la vocación sacerdotal en la fe católica lleva aparejada un alto nivel de altruismo. Y es que se entiende que ésta última responde por un lado al altruismo como sentido de renuncia tanto a nivel económico como conyugal y, por otro, a la religiosidad, aunque considerada insuficiente para la explicación. Lo que se dice hoy día sobre la vocación sacerdotal es que ha disminuido y que suelen estar a la baja poniendo sobre la mesa diversos argumentos como el desarrollo económico que aporta nuevas oportunidades vitales. Puede también que ese declive pueda estar relacionado con el hecho de que la Iglesia católica pueda ser vista poco o muy conservadora dependiendo del caso. Esto hace pensar que el número de sacerdotes podría estar relacionado exclusivamente con la política del Vaticano pero considerando el sacerdocio católico de forma durkheimiana, como “hecho social”, la explicación de su evolución residirá más en cambios ocurridos en la sociedad.

Los resultados de su estudio entre países muestran efectivamente que aunque el desempleo no tiene efectos claros sobre la tasa de ordenaciones sacerdotales el desarrollo económico sí tendría un efecto negativo. Sin embargo, el aumento de la desigualdad conlleva un aumento de la religiosidad aunque a la luz de los datos se ve reducida la tasa de vocaciones al sacerdocio católico. Se promovería, más bien, otras dinámicas como el consumismo competitivo que es la contraposición del altruismo, considerado éste como lo más determinante a la hora de ordenarse. Por ello, el aumento de la desigualdad reduce el altruismo deshaciendo el interés por el bien público fomentando en la sociedad pautas egoístas de comportamiento. El aumento de la desigualdad hace a la Iglesia católica menos fuerte en cuanto a número de sacerdotes, pero también hace más débil a toda la sociedad en su conjunto.

José Miguel Río Alarcón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s