“Blind men and the elephant” y la UE

El profesor José Ignacio Torreblanca vino al MUSAP el pasado 26 de junio y con él estuvimos revisando algunos temas clave de la compleja realidad europea: hablamos de la UE desde el punto de vista del Derecho International y de la UE como sistema político; de las conquistas democráticas y el funcionamiento del Parlamento europeo; de la politización de la UE ocurrida a partir de los años 80; de “¿Quién gobierna en Europa? y las tres dimensiones de la democracia proclamadas por Lincoln en 1863: “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”; y del proceso de integración europea. Fue hablando de este último tema cuando el profesor hizo referencia a la europeísta fórmula “Ever Closer Union”, y decidí entonces centrar mi entrada en este aspecto, a la luz de las últimas declaraciones de David Cameron mostrando su desacuerdo con la misma.  

Desde el Tratado de Roma el proyecto europeo ha estado impulsado por el compromiso implícito por parte de los firmantes de los tratados de caminar hacia una “unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos”. Esta declaración de intenciones ha servido al Tribunal de Justicia de la UE para interpretar a favor de ‘más Europa’; a los gobernantes de los países miembros para justificar sus cesiones de soberanía; y a los ciudadanos para confiar en que llegarían tiempos donde además del mercado y la moneda común, tendríamos una UE política, preocupada por los derechos de los ciudadanos de los pueblos de Europa.

Ante los avatares que han llevado a la UE a funcionar bajo el ya asumido `déficit democrático´ que contradice el deseo de Jean Monnet de transmitir a los europeos del futuro “unas instituciones bien construidas, que puedan acumular y transmitir la sabiduría de las sucesivas generaciones”, esta imprecisa pero poderosa mención “ever closer union” nos ha permitido creer en ‘otra Europa’, y en la posibilidad de que la histórica misión de los padres fundadores de llegar a gestar unos “Estados Unidos de Europa” fuera aun posible.

Y en este contexto donde la esperanza pende de un frágil equilibrio, David Cameron plantea eliminar en la próxima reforma de los tratados la fórmula de “una unión cada vez más estrecha entre los pueblos”, porque no responde a la realidad del Reino Unido, porque no representa la voluntad de los pueblos de Europa, y porque le resulta molesta para su modelo de construcción europea.

Yo me aferro a una visión europeísta guiada por este compromiso de los estados miembros: “an ever closer union”, acompañada de la frase de Jean Monnet: “No coaligamos Estados, unimos personas», y de la de Churchill: “recrear la familia europea”; y suscribo este fragmento de Cohn-Bendit en su discurso de despedida del Parlamento europeo: “Sí, ¡yo creo en los Estados Unidos de Europa! Sí, creo que la Europa federal es el futuro del bien social. Es el futuro de una Europa donde todos los ciudadanos tengan un sitio desde el punto de vista social, puedan vivir en paz y puedan vivir bien”.

Mantener la fórmula de una “unión cada vez más estrecha entre los pueblos” es vital para el proyecto europeo. Reino Unido podrá seguir negociando su posición en el seno de la UE o fuera de ella, pero eliminar esta simbólica misión de los textos de los tratados nos dejaría sin asidero desde el que seguir creyendo en el proyecto de los Estados Unidos de Europa o, lo que es lo mismo, en una mejor Europa, en otra Europa.

Valle Casado, julio 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s