¿De qué hablamos cuando decimos Liderazgo?

La siguiente entrada versará sobre la clase de Liderazgo impartida por el experto en el tema Juan Rivera, que tuvo lugar durante los días 9,10 y 11 de Noviembre. En la actualidad el profesor es socio del Instituto de Liderazgo y trainer en Liderazgo (Harvard University) y da clases de Liderazgo en la Universidad de Georgetown (Washington D.C). También ha publicado numerosos artículos y libros tratando el tema en cuestión.

En primer lugar hay que destacar el marcado carácter psicológico de la clase impartida, que más adelante, Juan Rivera, convertiría en análisis teórico. La clase comenzaba con la pregunta que nos dirigió el profesor: ¿Qué es Liderazgo? Como inexpertos en el tema cada alumno lanzó sus propuestas en varias ocasiones, sin obtener nunca el “OK” por parte del profesor. Cada vez más inquietos esperábamos que la respuesta nos fuera dada por el experto en el tema, pero eso no ocurrió, al menos no inmediatamente. Después de un par horas con la misma dinámica, y tras el ruego de un alumno por recibir al menos una pista sobre la pregunta lanzada,  el profesor nos lanzó otra pregunta: ¿Qué ha pasado aquí?

En este caso, para la segunda pregunta todos teníamos una respuesta común: ante una incógnita esperábamos una respuesta o resolución por parte del profesor y no la hemos obtenido. Rápidamente Juan Rivera nos preguntó: “Si habéis tenido que afrontar un cambio en la forma de recibir la clase, ¿Por qué nos habéis reaccionado de manera distinta vosotros?”. Lo lógico sería que el ser humano reaccionara de forma diferente ante una situación de incertidumbre, pero no sucedió así. Lo que en realidad nosotros esperábamos era obtener una respuesta por parte del “Líder” de la clase. Y con esta afirmación comenzó la explicación teórica acerca del Liderazgo.

Con toda la dinámica anterior nos hizo entender que el Liderazgo no es una cuestión de atributos sino atributiva, es decir, somos los demás (la sociedad) quien atribuimos a un ser la posición de líder cuando esperamos que ante una situación de incertidumbre “venga a salvarnos”. No se trata por tanto de la cantidad de capacidades o competencias que posea una persona. El hecho de atribuir a alguien el liderazgo tiene ventajas e inconvenientes. La ventaja más clara es la evasión de responsabilidades cuando tenemos que hacer frente a situaciones incómodas. El inconveniente es que una mala elección para la figura del líder puede traer consigo autoritarismo. Ejemplos a lo largo de la historia los hay tan evidentes como la figura de Hitler o del caudillo Francisco Franco. Con este último ejemplo también nos quiso enseñar que la palabra “líder” es relativamente joven en nuestro vocabulario, y que la que existía en nuestro país antes de esta, cuya definición más se aproximaba, era “caudillo” que se definía como persona que viene y cambia el mundo, pero ¿Siempre para bien? La respuesta parece clara.

Volviendo a la pregunta inicial nos hizo algunas aproximaciones a la definición de Liderazgo. En los años 50 parecía bastante extendido entre autores que liderazgo se definía como: hacer que los demás hagan lo que tú quieres que hagan pero pensando que son ellos quienes quieren hacerlo. Lo que coloca al líder como un manipulador de masas. Otros autores como Max Weber defendían que la construcción del liderazgo tenía claras raíces religiosas. El profesor nos ofreció algunas de las definiciones más recientes, entre las que se encontraban:

  • El liderazgo consiste en la construcción de un barco entre todos, para después decidir hacia donde nos dirigimos.
  • El liderazgo consiste en saltar de un avión sin paracaídas pero con una pieza del avión cada uno. Por lo tanto tendremos que construir el avión entre todos si queremos salvarnos.
  • El liderazgo se entiende como la co-creación de un futuro común.

Más que de definiciones se trata de ejemplos que aclaran bastante el concepto. Y que entre otras ideas, ponen de manifiesto que el liderazgo es una actividad entre personas que progresivamente deja de ser una relación “líder-seguidor” para pasar a ser una relación dinámica de influencia entre miembros de un grupo. Esta idea pone de manifiesto la importancia de la interdependencia como paradigma entre el conjunto de una sociedad para alcanzar el éxito, en detrimento de la independencia como modelo a seguir.

Concluimos la clase sabiendo que no hay teoría general del Liderazgo, ya que no hay acuerdo entre los autores, además comprendimos que el Liderazgo  está situado entre la psicología y la sociología, con una firme tendencia actual hacia modelos sociológicos. Y como resultado último se acotó que, aunque un líder debe poseer muchas competencias, el liderazgo es un proceso que se genera en base a la necesidad de un pueblo de que aparezca esa persona.

Hasta la próxima publicación,

Rocío Ayala Hidalgo “estudiante del MUSAP”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s