ÁGORA DEL MUSAP: “Qué queremos, qué obtenemos y qué hace el sistema electoral por nosotros”

elecciones

El pasado Martes 15 de Noviembre asistimos a la primera Ágora organizada por el MUSAP, donde tuvimos la ocasión de escuchar a Alberto Penadés, profesor titular del departamento de Sociología de la Universidad de Salamanca y experto en sistemas electorales. Su charla se centró en su libro, “La reforma electoral Perfecta

En esta ocasión, la ponencia se podría dividir en: una descripción detallada del actual sistema electoral español, la idea básica para poder reformarlo, los instrumentos para hacerlo y, por último, una serie de ventajas e inconvenientes de su propia propuesta de reforma del sistema.

Comenzando con la descripción del sistema electoral, podemos decir en primer lugar, que es un sistema heterogéneo de tendencia mayoritaria pero que a su vez permite que las minorías obtengan representación. Por otro lado, el sistema electoral español tiene un sesgo hacia los partidos más conservadores y, a su vez, esto genera un efecto de sobre-representación de las circunscripciones del interior de la península.

Con respecto a la personalización del voto, el profesor apuntó que, actualmente, es nula; aunque por otro lado, remarcaba que se trata de un sistema muy competitivo: “tienes que ser un partido lo suficientemente grande para poder sobrepasar las limitaciones del sistema”.

La configuración actual del sistema electoral favorece tres tipos de partidos: en primer lugar, los grandes nacionales, esto es, los llamados partidos tradicionales como PP y PSOE; por otro lado, los pequeños nacionales, a los cuales el sistema “deja vivir” aunque con numerosas complicaciones, es el caso de IU; y por último, los pequeños territoriales, que son aquellos capaces de concentrar el voto en varias circunscripciones de la respectiva Comunidad Autónoma, como por ejemplo PNV y ERC.

Una de las cuestiones que debemos tener también en cuenta son los umbrales efectivos mínimos y máximos por los que se obtiene un escaño. Cuando el distrito es de mayor tamaño, los umbrales suelen tener una menor importancia a diferencia de los distritos más pequeños. Con esto, cuando hay pocos escaños en juego se tiene más en cuenta “qué es lo que pasa”, en palabras de Penadés, ya que son los distritos pequeños quienes reparten una mayor cantidad de escaños. Por lo tanto, es más fácil subir en los distritos grandes, ya que la incertidumbre en los distritos más pequeños es significativa. Eso sí, en el caso de que estés afianzado, es muy probable que obtengas representación en los pequeños.

En relación a las circunscripciones pequeñas, Alberto Penadés señaló que “conseguir un escaño es más barato”, por lo que el efecto inmediato es que se tiende a sobrerrepresentar en las circunscripciones pequeñas y a infrarrepresentar en las grandes.

Sobre la base de este análisis, el profesor Penadés señaló el sesgo conservador del sistema, ya que en igualdad de condiciones, la circunscripción otorga el apoyo a los partidos más conservadores. Este efecto no quedó al margen a la hora de diseñar el actual sistema electoral, sino que, avisa el profesor, pudo existir cierta “intencionalidad” para favorecer a la UCD de Adolfo Suárez.

Como dato-efecto, el profesor remarcaba que las comunidades más sobrerrepresentadas son las más centralistas (preferirían acabar con las CC.AA), mientras que otras comunidades infrarrepresentadas (como es el caso de Cataluña) podemos hablar de comunidades menos centralistas. Los grandes partidos como PP y PSOE son los que  obtienen más escaños en las comunidades más centralistas.

No obstante, hay que destacar que nuestro sistema electoral premia la gobernabilidad en disminución de la representación. España es el segundo país de la UE en el que menos veces se ha cambiado de gobierno y ha habido gobiernos en minoría estables.

Posteriormente, la ponencia continuaba con la segunda parte sobre cómo podemos cambiar el sistema electoral. En esto, el objetivo para Alberto Penadés era el de mantener el equilibrio entre los principios de representatividad y gobernabilidad.

Para ello, su idea giró en torno a la personalización del voto (mayor identificación de electores/elegidos) y el voto partidista. Por otro lado, el profesor señaló que también hay que tener en cuenta la dimensión territorial, esto es, intentar conseguir que el voto “valga lo mismo” en todas las circunscripciones. Para ello, él mismo había diseñado un sistema original propio, donde las circunscripciones provinciales son alteradas en función de la demografía de los territorios para conseguir distritos más homogéneos.

La ponencia finalizó señalando los instrumentos para cambiar  y una idea sobre su propia reforma del sistema electoral. En esta parte, Alberto Penadés se centró en posibles fórmulas para mejorar tanto la representatividad como la personalización del voto.

Por un lado, los instrumentos relacionados con la representatividad serían la magnitud electoral de las circunscripciones, los umbrales de acceso y los escaños adicionales y compensatorios. Por el otro, el profesor apuntó como instrumentos relacionados con la personalización las listas flexibles, abiertas, el voto personal único (sistemas unipersonales, multipersonales y voto transferible) y las primarias.

El profesor esbozó su propuesta de reforma del sistema, en la que había que empezar a pensar en la equidad sin las provincias. Esto supone distritos iguales de magnitud parecida a la media actual (M=7, es decir, 7 escaños por circunscripción).Esto implica que se respeten las CC.AA pero no las provincias. A esto se le suman las listas flexibles, con un mínimo del 5% para cambiar el orden (como en Suecia). Penadés remarcó que podrían formularse variantes con magnitudes electorales medias superiores.

Las ventajas de su propuesta de reforma serían las de encontrar una mayor equidad en la representación territorial y partidista, una moderada fragmentación y proporcionalidad a la vez que conserva las propiedades del sistema. Sería fácilmente adaptable a la personalización del voto mediante listas desbloqueadas, con voto de preferencia y además produciendo una posible contribución a la transformación indirecta del funcionamiento de los partidos y a la mejora de la administración territorial al desaparecer la provincia como unidad electoral.

Respecto a los inconvenientes, el profesor señaló que uno de los mayores problemas de la propuesta es que la misma requiere de la reforma de la Constitución, lo cual parece imposible en el actual contexto político donde el PP encadena varias mayorías absolutas en el Senado, y por lo tanto, puede ejercer su derecho a “veto”. También pretende sacudir poder e intereses creados a nivel provincial y en el interior, que los secretarios provinciales de organización de los partidos pueden tomar como una “amenaza” a su poder interno.

Por último, Penadés reconoció que su propuesta no ofrece una respuesta a quienes piensan que hay que lograr una mayor proporcionalidad (ni a quienes piensan lo contrario), ni tampoco produce un cambio cuantitativo en la situación presente.

 

ÁNGELA MARÍA MARTÍN RAMÍREZ

ANDRÉS BENÍTEZ ESPINOSA

ALEJANDRO SÁNCHEZ DONOSO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s