Ética y Buen Gobierno

Los días 20 y 21 de abril tuvimos el honor de asistir a la clase Ética y Buen Gobierno”, impartida por Manuel Villoria – especialista en Administración Pública y Ética administrativa. Las dos sesiones estuvieron divididas en 3 partes principales:
1. Reflexión general sobre la ética. 
2. Ética en política. 
3. “Lado oscuro” de la ética (corrupción).

1. Bajo el término de la ética se entiende un conjunto de normas y creencias sobre la conducta humana. Hay que entender que la ética siempre está vinculada con nuestra conciencia, que nos hace sentir mal si hacemos algo en contra de nuestras conviccines y valores. Además, cabe señalar que seguir todas las leyes no siempre significa actuar moralmente y existen muchas tensiones entre ética y derecho. La ética no es simplemente una rama de filosofía que solo existe en el marco teórico, sino que es un concepto que siempre ha tenido funciones importantes en cualquier sociedad humana. Nosotros, en la medida en que somos seres sociales, necesitamos a otras personas para nuestra felicidad. Por lo tanto, tenemos que saber convivir justamente. Otra razón por la que necesitamos ética tiene que ver con la supervivencia. Si el ser humano no hubiera desarrollado sentimientos pro-sociales (que tenemos casi genéticamente y sobre los cuales hemos construido los valores morales), es muy poco probable que hubiera sobrevivido.
Después, el profesor hizo especial hincapié en 3 principales teorías éticas que dan diferentes respuestas a dilemas morales:
Ontologismo (“ética de mínimos”) se basa en la creencia en la razón humana, es decir si te atreves a pensar , seguramente llegaras a los principios morales fundamentales y generalizables, entre los cuales el central es el de la dignidad del ser humano y la idea de que un ser humano tiene valor en sí mismo.
Utilitarismo está basado en el principio de buscar el mayor bienestar para el mayor número.
Teoría de la virtud no trata de las creencias éticas, sino de las capacidades de incorporar los 4 virtudes (sentido común, justicia, valentía, templanza) a tu comportamiento y, así, actuar moralmente .
Pero no hay que olvidarse de que cada una de las teorías tiene sus desventajas y siempre hay casos muy complejos en la vida real a los cuales la teoría no es capaz de dar respuestas inequívocas.

2. Para reflexionar sobre la ética en la vida política hace falta entender que la toma de decisiones en la política y la administración siempre se ve limitada por 2 características – incertidumbre (falta de tiempo y/o información) por un lado, y la necesidad de tomar decisiones, cuando hay que elegir entre lo malo y lo peor, por el otro lado. Por lo tanto en política muchas ideas que podríamos tener sobre lo perfecto no existen.
Es verdad que la ética administrativa o la ética política tienen sus peculiaridades, sin embargo la construimos siempre basándonos en la ética privada. Los seres humanos tenemos distintos niveles del desarrollo moral. Según la teoría de Lawrence Kohlberg, hay 6 niveles del desarrollo moral: 
1-2 preconvencional (la persona siempre busca beneficios a corto plazo y no es capaz de sacrificarse por nadie )
3-4 convencional (la persona sabe sacrificar su interés por los más cercanos (o por el buen común), cumpliendo las leyes, pero sin preguntarse si son justas o no)
5-6 postconvencional (la persona es capaz de sacrificarse no solamente por sus cercanos , sino también por la sociedad, pero se asegura de que las leyes que está siguiendo coincidan con sus principios morales)
El profesor destacó la idea de que el nivel de desarrollo moral de la sociedad tiene repercusiones en la economía del país y bienestar de la comunidad.

En la ética institucional las reglas sirven del instrumento de la cooperación y la ética de los funcionarios cuyo bien interior es servir para el bienestar común, que a su vez implica un conjunto de tales valores como imparcialidad, transparencia, eficacia y eficiencia, objetividad etc. Por lo tanto, la calidad institucional es muy importante porque les permite a los políticos centrarse en sus estrategias sin involucrarse en temas administrativos y también tomar decisiones sin presiones externos.
La ética profesional en la política es parecida a la de los funcionarios, pero tiene sus peculiaridades y es mucho más compleja por las tensiones que tiene. Los políticos siempre se caracterizan por la lucha por el poder que, de hecho, entra en conflicto con la ética. Además, según Max Weber, un buen político tiene que saber sacrificar sus convicciones por la responsabilidad que tiene ante el país, pero ¿hasta dónde?, dicho de otro modo no es una cosa fácil identificar la línea divisoria entre los dos extremos – ser un fanático o un oportunista.

3. En cuanto a la corrupción, empezamos por la definición del fenómeno – el abuso del poder para el beneficio privado directo o indirecto. En cada país existen sus propios tipos y razones de corrupción, sin embargo hay tres condiciones comunes bajo los cuales florece la corrupción – monopolia en toma de decisiones, discrecionalidad y ausencia de controles. El fenómeno tiene muchas consecuencias negativas entre los cuales se encuentran clientelismo, inseguridad jurídica, mercado negro, gastos públicos improductivos, bajos inversiones, merma de infraestructura u otros. Si hablamos del caso español, la corrupción no existe en la sociedad, sino en la política y la preocupación ciudadana por la corrupción está vinculada con la crisis económica que ha revelado la ineficacia institucional.
¿Pero cuáles son los instrumentos para controlar el nivel de corrupción? Aparte de la respuesta obvia que son las leyes (junto con el órgano que garantice que la ley funcione y los procedimientos que permitan a la ciudadanía acceder a los datos) y la mejora de las instituciones, hay que aumentar el nivel del desarrollo moral de la sociedad y regular los conflictos de intereses. Otro elemento clave para controlar la corrupción es la sociedad civil o, dicho de otro modo, la presión ciudadana (mayoritariamente a través del voto). Es importante, además, recordar que la corrupción no existe solamente en el poder ejecutivo, como la gente suele pensar, sino también en otros ramas del poder.

Sin duda, hemos disfrutado mucho de la clase del profesor Villoria y hemos podido aproximarnos al concepto de la ética y ver cómo se relaciona con la política no solamente en la teoría , sino también en los casos concretos.

Alumna del MUSAP,
Zhenya Karpova.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s